Raíces fuertes: la traducción como procomún

En el mundo de la traducción comercial, un texto no suele recibir el tratamiento que merece durante el proceso de traducción. Esto significa que los traductores a menudo carecen de experiencia en el tema, trabajan con plazos poco realistas y se les paga muy poco por sus habilidades. En esencia, todos estos problemas se reducen al hecho de que el cliente subestima enormemente la complejidad del arte de la traducción. Sin embargo, existen momentos en que un proyecto cobra vida y en el que todas las partes implicadas entienden la importancia de trabajar juntos realmente para crear una traducción con amor y consideración.

El verano pasado, a Guerrilla Translation se le confió el honor de crear la versión española del libro Libres, dignos, vivos de David Bollier y Silke Helfrich, que se publicará muy pronto. El libro es un tesoro enciclopédico de todas las cosas comunes, y claramente es una obra realizada con amorosa dedicación por parte de estos dos autores. La traducción ha sido financiada y publicada por la Fundación Heinrich Böll como parte de una campaña más amplia centrada en la defensa más inclusiva de los comunes, más allá de las perspectivas eurocéntricas. Además del equipo de Guerrilla Translation, los miembros de Guerrilla Media Collective también se han encargado de la campaña de promoción del libro, así como de un proyecto más amplio de defensa de los comunes que actualmente está en marcha.

Al comenzar a trabajar en la traducción del libro al español, tuvimos la suerte de tener la oportunidad de encontrarnos cara a cara con Silke Helfrich —autora y, además, estudiosa de las lenguas romances— y realizar con ella un taller de tres días para trabajar en parte del lenguaje que aparecería en la traducción. El enfoque de Libres, dignos, vivos sobre el pensamiento de los comunes se basa en unos conjuntos de patrones para la creación de procomún, y fue precisamente a partir de esos conceptos clave que empezamos el proceso de determinar la terminología adecuada en español. La autora confiaba en que, si lográbamos entender claramente y consolidar unas traducciones precisas y convincentes para estos conceptos fundamentales, entonces el resto de la terminología iría cobrando sentido de forma sencilla.

Sin embargo, este proyecto de traducción incluía un aspecto inusual. Aunque el equipo haya traducido principalmente del inglés al español, también exsite una edición alemana del libro (Frei, Fair und Lebendig), que ya ha sido publicada en Alemania. El inglés es la fuente original, pero al crear la versión alemana, Silke, como hablante nativa de alemán, fue capaz de afinar una parte de la terminología, sirviéndose de la precisión que permiten los mecanismos de la lengua alemana. Teniendo esto presente, para la autora era fundamental tener un equipo de traducción que pudiera tener en cuenta ambas versiones del libro a la hora de traducirlo al español.

Así que durante el sofocante calor del verano del idílico pueblo de Hervás, situado al oeste de España, un equipo de cinco traductores se reunió para conocer a la autora, comenzar a traducir los conceptos clave del libro y acordar estrategias de promoción para las ediciones en otros idiomas del libro. El equipo de traducción y edición está formado por Lara San Mamés, Sara Escribano, Silvia López y Susa Oñate, con Timothy McKeon como consultor de lengua alemana. A esto se suman Ann Marie Utratel, Bernie J. Mitchell, Elsie Bryant y Stacco Troncoso como el equipo de la campaña de defensa de los comunes.

El Alcornoque de la Fresneda. Foto: Timothy McKeon

Dimos comienzo a nuestra colaboración con una pequeña ceremonia de intenciones y conexión alrededor de un árbol muy especial, el Alcornoque de la Fresneda, en las afueras de Hervás. El alcornoque de 400 años de edad tiene una altura de 20 metros y se alza imponente en una colina en la campiña extremeña. Parecía ser el símbolo perfecto para embarcarnos juntos en un proyecto a largo plazo, especialmente en un proyecto que extrae el conocimiento y la sabiduría del procomún de tantos lugares del mundo y a lo largo de la historia. Nos reunimos alrededor de este árbol (la primera vez para muchos de nosotros) y compartimos nuestro entusiasmo y perspectivas acerca del proyecto. Tomamos un momento para centrarnos en la energía colectiva del grupo y en nuestra meta común, y justo ahí fue cuando comenzó el proyecto.

De vuelta ya en el pueblo, no perdimos tiempo e inmediatamente nos sentamos a trabajar, empezando con los patrones y principios de Libros, dignos, vivos. Cinco traductores comenzaron a analizar y debatir durante horas en tres idiomas sobre los matices y connotaciones más sutiles para así poder llegar a unos términos en español que, en algunos casos, incluso mejoraron sus homólogos ingleses o alemanes. Fue una orgía intelectual para los amantes de las palabras.

Estas conversaciones continuaron durante los siguientes días mientras separábamos y revisábamos palabras y conceptos. Una vez que los patrones y principios estuvieron consolidados, pasamos a un vocabulario relacionado con el procomún y de uso frecuente. Nos tomamos el tiempo necesario para asegurarnos de que el español fuera fácil de comprender y, lo que es más importante, que no sonara como una traducción. Una y otra vez, nos vimos sorprendidos por lo especial e inusual que se sentía el tener tales circunstancias ideales, cooperación y apoyo al trabajar en una traducción. La oportunidad de establecer una relación directa con un equipo de traducción entusiasmado e informado fue también un gran alivio para la autora.

Silke participando en una lluvia de ideas con el equipo de traducción. Foto: Ann Marie Utratel

Por las tardes y noches encontramos tiempo para conectar a un nivel más personal, celebrando reuniones y comiendo juntos en los chiringuitos al lado del río y en los bares de tapas del antiguo barrio judío de Hervás. Como entusiastas de la lengua y la cultura, compartimos poemas y cantamos canciones de la infancia en nuestras diversas lenguas nativas. Nadamos en los ríos fríos y nos reíamos de nuestros propios chistes malos, hablamos sobre la flora y la fauna locales, recogimos cerezas y, de alguna forma, pareció que todo tenía que ver con el procomún. Al conectar en persona y reflexionar juntos sobre el libro, el mensaje principal de Libres, justos, vivos resultó aún más claro: todos somos comuneros.

El último día, antes de presentar la estrategia de redes sociales del GMC para el lanzamiento y promoción de Libres, dignos, vivos, decidimos pasar un tiempo con Silke y compartir nuestro propio sistema de creación de procomún: el modelo DisCO tal y como funciona dentro del colectivo Guerrilla Translation. Explicamos las formas que tenemos de cuidarnos los unos a los otros y al propio colectivo, distribuyendo y valorando el trabajo de cuidados o reproductivo. Dialogamos sobre cómo podríamos expandir nuestro equipo de traductores en el futuro para así dar cabida a más idiomas, detallando la «fase de citas» por la que todos los traductores deben pasar para integrarse en nuestro común, contribuyendo y beneficiándose de nuestra comunidad a partes iguales. Para nosotros era importante compartir y expresar con palabras nuestras propias prácticas de creación de procomún y que Silke comprendiera el grado de dedicación que tenemos para nuestro colectivo y que implica mucho más que simplemente traducir.

Ahora que la traducción ha terminado y la promoción está en marcha, es evidente que todas las personas involucradas en el proyecto aprecian en gran medida el arranque de proyecto tan intenso y personal que celebramos en Hervás. La oportunidad de colaborar para aclarar los objetivos, conocernos mejor, centrar nuestras energías y mostrar los talentos individuales de cada uno es algo muy poco común y especial en el mundo de la traducción comercial. La experiencia no solo ha sido una oportunidad excelente para profundizar nuestro conocimiento y experiencia con los comunes, sino también para reafirmar nuestra elección de hacer las cosas de manera diferente en Guerrilla Translation y traducir como comuneros.

Fila superior, de izquierda a derecha: Timothy McKeon, Lara San Mamés, Stacco Troncoso, Silke Helfrich, Bernie J. Mitchell, Ann Marie Utratel, Sara Escribano. Fila inferior: Susa Oñate.

Escrito por Timothy McKeon
Traducido por Lara San Mamés y revisado por Silvia López

Publicado originalmente en Guerrilla Translation

Imagen principal de Ann Marie Utratel